El término burocracia fue acuñado por primera vez hacia la mitad del siglo XVIII por un economista fisiocrático, Vincent de Gournar, para designar el poder del cuerpo de funcionarios y empleados de la administración estatal constituido para tareas especializadas bajo la monarquía absoluta y dependiente del soberano. Entre otros autores, Marx, Luxemburg y Trostski, brindaron definiciones sobre la burocracia, siempre con una connotación enfocada a las formas de poder político.

Sin embargo en el transcurso del siglo XIX se crea una definición con sentido técnico y no polémico. Se trata de un conjunto de estudios administrativos y técnicos que versan sobre el Bureausystem alemán: un aparato administrativo prusiano con organización monocrática que sustituye los cuerpos administrativos colegiados. Este énfasis se centra en la especificación de tareas, atribución de esferas de competencia, a criterios de ascenso y carrera.

Posteriormente, la posición weberiana del término burocracia tomó fuerza dando énfasis al dominio. Para Weber el dominio tiene dos elementos esenciales: la legitimidad y el aparato administrativo, afirmando que “todo poder se manifiesta y funciona como administración”. Por lo tanto establece una distinción entre el dominio legítimo y no legítimo y, dentro del primero el carismático, tradicional y legal- burocrático.

El concepto burocrático para Weber es la organización eficiente por excelencia. Para lograr esa eficiencia, la burocracia necesita:

  1. Carácter legal de las normas y reglamentos;
  2. Carácter formal de las comunicaciones;
  3. Carácter racional y división del trabajo;
  4. Impersonalidad en las relaciones;
  5. Jerarquía de autoridad;
  6. Rutinas y procedimientos estandarizados;
  7. Competencia técnica y meritocratica;
  8. Especialización de la administración, independientemente de los propietarios;
  9. Profesionalización de los participantes;
  10. Completa previsión del funcionamiento.

La burocracia para la sociología, es una estructura organizativa caracterizada por procedimientos regularizados, división de responsabilidades y especialización del trabajo, jerarquía y relaciones impersonales. El término puede referirse a cualquier tipo de organización.
Max Weber percibió que realmente no puede existir un tipo de organización ideal, sin embargo la considera una forma de organización más racional que las anteriores, que caracterizó de “carismáticas” y “tradicionales”.
FRASE 16.jpg